El Gato Siamés

El Gato SiamesEl siamés es un gato mediano y estilizado que destaca por el color azul de sus ojos y su carácter social.

El primer siamés llegó de Tailandia (antiguo Siam) en la década de 1870, donde realeza y monjes budistas lo tenían en alta estima.

El siamés es inteligente, activo y muy exigente: necesita que jueguen con él y le presten mucha atención, y detesta que lo dejen solo. Le agrada la vida familiar y los niños. Es un gato muy sensible y también bastante nervioso. Posee una gran personalidad: además de poseer un humor inagotable, es bastante celoso y muy  exigente.

Es un gato de tamaño medio (entre 2,75 y 5 kg), esbelto, de cabeza larga y triangular, ojos azules muy separados y rasgados, orejas grandes y erguidas que se prolongan siguiendo la línea de la cara, patas largas y delgadas con gran musculatura y robustez. La cola se estrecha en una punta fina. Posee un manto fino corto, brillante y ralo muy pegado al cuerpo, es de puntas coloreadas. Su maullido, es característico de esta raza, ya que es muy ronco. Los siameses que viven en zonas frías tienden a ser más oscuros que los de zonas cálidas. En un principio el siamés sólo existía en un color, gris foca con manchas oscuras, pero actualmente puede encontrarse en una amplia variedad de colores, como azul, chocolate, lila, rojo o crema, y con pelajes manchados, atigrados o rayados.

Esta raza es muy propensa a sufrir trastornos psíquicos si al gato no se le trata como es debido. Sin embargo, su pelo no requiere un cepillado frecuente.

Este enigmático animal es idóneo para la vida en nuestro hogar, ¿quién puede no verse atraído por sus encantos?