Valencia sufre una oleada de robos de animales exóticos

Categoría reptilesSustraen especies valoradas en 3.000 euros en una tienda de Patraix.

Los ladrones empiezan a considerar las tiendas de venta de animales como un filón. Sus escasas medidas de seguridad y el alto valor de las especies exóticas las han convertido en objetivo de los delincuentes. Ayer, dos encapuchados huyeron de un comercio de Patraix con dos tortugas y dos pitones valoradas en más de 3.000 euros.

Robos aprovechando la protección de la noche y posterior venta en el mercado negro o a través de internet. Los delincuentes han encontrado un nuevo filón para sus asaltos en Valencia: las tiendas de animales, especialmente las que ofrecen especies exóticas y, por tanto, caras.

Si a finales del año pasado, hasta 25 cachorros de perro desaparecieron de sendas tiendas de Mislata y Valencia, y a mediados de enero fueron sustraídas casi un centenar de tortugas de un centro de recuperación de fauna de Castellón, ayer fue el turno de una tienda de Patraix.

Pocos minutos después de la una de la madrugada, dos encapuchados provistos de una palanca forzaban el cierre de la persiana y la puerta de entrada del comercio de animales Quinifo, en el número uno de la calle Churat y Saurí.

Dos tortugas y dos pitones

Los asaltantes, a los que según los testigos les esperaba otro cómplice en un coche oscuro situado a las puertas de la tienda, fueron directos a por sus objetivos. Desaparecieron dos tortugas de tierra, una pitón albina de casi tres metros de longitud y un terrario con una pitón real de unos dos palmos.

“Ya nos robaron en agosto y el cierre estaba soldado, pero no han tenido más que hacer un poco de fuerza con la palanca para que saltara”, explicó Nacho, un empleado de la tienda de Patraix.

Varios niños de una falla cercana observaron a dos de los sospechosos salir del comercio cargando a la enorme pitón albina. Apenas hay más datos de los asaltantes, pues la Policía Científica no halló huellas en la palanca que los delincuentes abandonaron en el lugar.

Los cuatro exóticos animales desaparecidos están valorados en algo más de 3.000 euros. El trabajador de Quinifo apuntó que los ladrones no se llevaron un guacamayo valorado en más de 2.000 euros “porque con los picotazos que pega no creo que hubieran podido agarrarlo”.

En agosto, posiblemente los mismos delincuentes que perpetraron el robo de ayer se llevaron un tucán, un mono, un cerdo vietnamita y seis ardillas de la tienda de Patraix.

El aumento de los robos ha llevado a muchos comerciantes a aumentar sus medidas de seguridad. Y también a la propia administración pública. Así, los centros de Recuperación de Fauna de la Conselleria de Territorio cuentan con vigilantes nocturnos desde el asalto perpetrado en Castellón el pasado mes de enero.

Mercado negro

A Alfonso Beleña, presidente de la asociación de tiendas de animales de Valencia, las cifras le dan la razón cuando afirma que la mitad de las ventas de animales se producen en el mercado negro.

El Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) ha tenido bastante trabajo en el año que acaba de terminar. Fuentes de la Benemérita informaron que se han recuperado 668 animales de especies protegidas.

La mayoría son aves (481), le siguen los reptiles (168) y los mamíferos, con medio centenar de ejemplares. Entre los animales recuperados destacan algunos especialmente protegidos y a su vez muy peligrosos: es el caso de un tigre, un leopardo, un puma y un mandril.

Las personas que trafican con estas especies protegidas encuentran en internet el cauce preferido para ofrecer de forma anónima los animales al mejor postor. Este es, según Beleña, el camino que han debido seguir las 94 tortugas robadas en Castellón.

Fuente: Las Provincias

No comments yet.

Deja un comentario