Un estudio europeo avala la mejoría de niños discapacitados con la delfinoterapia

DelfinoterapiaUn estudio europeo realizado por científicos, médicos y terapeutas belgas y españoles avala la mejoría de los niños con discapacidades psíquicas mediante la Terapia Asistida por Delfines (TAD). No cura, pero los menores «mejoran su atención y concentración» aumentando la efectividad de otras terapias ganando «confianza» y aumentando su «motivación y disposición al aprendizaje», según recoge el informe. Asimismo, la TAD trata de «disminuir los miedos, depresiones, agresiones y trastornos de comunicación, combinando terapia psíquica con movimiento», al igual que la danza o la hípica.

Mundomar ha acogido este fin de semana el primer simposio de ámbito comunitario para analizar los resultados de estas investigaciones pioneras, con la asistencia de la Princesa Esmeralda de Bélgica y otros aristócratas belgas y miembros de la Asociación Delphus, que junto a la Fundación Aqualandia-Mundomar ha desarrollado este trabajo, cuyo objetivo es «aportar una pequeña mejora en la vida diaria de estos niños y sus familiares», en palabras de Su Alteza.

Los niños «actúan y se comunican mejor» en parte debido a que «el delfín envía constantemente mensajes de ecolocación, silbidos y ultrasonidos que pueden ser recibidos a través de la piel y penetrar en los tejidos y fluidos corporales por la estructura ósea, así como hasta los tejidos cerebrales», según explicaron los científicos. Estas ondas «pueden modificar la actividad eléctrica cerebral» dividiéndose en Beta, que crean un «estado de despertar, conciencia y alerta» y Alfa, que provocan un «estado de relajación, calma y bienestar».

El estudio se realizó el pasado mes de septiembre con un grupo de 11 niños con autismo y otras disfunciones en su desarrollo psíquico, que fueron grabados con cinco cámaras de video exteriores y subacuáticas de forma continuada durante las sesiones de delfinoterapia. Un total de 180 cintas para seguir la evolución del menor desde cinco ángulos de visión y un cuestionario de ocho páginas a rellenar por los padres, el médico del niño y los miembros del equipo terapéutico, antes y después del programa, han servido como material para evaluar el cambio de actitud y comportamiento de los menores, cuantificando los datos mediante un programa informático.

El enfoque científico y médico de esta investigación acredita la terapia que, mediante la utilización de delfines bajo supervisión, ayuda a «mejorar el estado social, emocional, físico y psíquico del paciente», como recoge el informe. El programa se vale además «del efecto terapéutico del agua».

La experiencia y ahora análisis científico demuestran que «los niños con problemas neurológicos abren con la delfinoterapia una puerta que les permite salir de su universo y mantener un intercambio social»; también «se favorecen elementos sensomotrices» y el delfín posibilita múltiples experiencias, por ejemplo, al hacer contacto los pies y las manos simultáneamente, produciendo «estimulaciones sensoriales».

Fuente: Levante, El Mercantil Valenciano

No comments yet.

Deja un comentario