APRENDIENDO A CONOCERLOS: “¿Cómo aprende un animal?”

Categoría pecesPara comprender el aprendizaje deberíamos tener previamente unos conocimientos intuitivos de lo que es la memoria y cómo funciona, ya que sin memoria no existe el aprendizaje.

Existen varios tipos de memoria:

La memoria a corto plazo u operacional permite mantener la información durante un máximo de 30 segundos; se utiliza para retener la información según va llegando con el fin de realizar con ella actividades cognitivas básicas e inmediatas, como puede ser el caso de la asimilación de la orden de sentarse dirigida a un perro. Su capacidad es limitada, constantemente se está borrando y sustituyendo por otra de similar naturaleza.

La memoria episódica es un sistema de memoria explícita que se utiliza para recordar experiencias personales enmarcadas en nuestro propio contexto, como puede ser para un animal el lugar donde encontró comida ayer, de este modo nuestras mascotas aprenden a identificar el sitio de su comedero.

La memoria semántica muestra el conocimiento del mundo, su significado. Se emplea para almacenar y recordar el conocimiento objetivo. De este modo los animales recuerdan y reconocen su hogar.
La memoria instrumental o de procedimiento se utiliza para realizar actividades de manera automática e incluso inconsciente. Como puede ser el recorrido de una prueba de Agility.

Por otra parte, el Aprendizaje es la modificación relativamente permanente de la conducta del individuo a causa de estímulos (recompensas con alimentos) o a la actividad práctica (juegos, adiestramiento…). El aprendizaje no puede atribuirse a pautas de comportamiento innatas, a situaciones transitorias del organismo (hambre, sueño, enfermedad…) o a la madurez del animal. Es el proceso por el cual la conducta se desarrolla y se altera a través de la práctica y experiencia con los estímulos ambientales, por tanto, las condiciones responsables del aprendizaje son, en parte, internas y externas al individuo.

Existen varios tipos de aprendizaje:

Aprendizaje simple:

– Habituación: cuando se expone de forma repetida ante un estímulo, generalmente el animal disminuye el número de sus respuestas o deja de responder. Un ejemplo es el collar que se coloca a los perros, al principio notan su presencia y desean quitárselo, pero posteriormente dejan de sentirlo.

– Sensibilización: cuando el aprendizaje hace surgir nuevas respuestas en vez de hacer desaparecer respuestas anteriores. Ante la misma recompensa, como una caricia o juego, podemos conseguir que el animal realice órdenes, se relaje, etc.

Aprendizaje asociativo:

– Condicionamiento clásico: el animal establece una conexión a través de su respuesta conductual entre un estímulo neutro (condicionado) y un segundo (no condicionado) que es una recompensa o castigo. Es el típico caso de Iván Petróvich Pávlov  y sus perros, que con es sonido de una campana conseguía la estimulación salivar de los canes.

– Condicionamiento instrumental u operante: estudiado por Burrhus Frederic Skinner, en él el animal obtiene una recompensa al realizar un nuevo comportamiento, mientras se obtenga recompensa se tiende a repetir esa acción. Como es el caso de las recompensas que usan adiestradores de delfines, que tras el cetáceo realizar una orden se le premia con un pescado.

– Aprendizaje de aversión: es un aprendizaje asociativo, con una prueba establece relación entre bueno y malo.

Aprendizaje complejo:

– Impronta: Partes innatas de aprendizaje; formados por los instintos, reflejo, impulsos genéticos que hemos heredado. Nos hace aprender determinadas cosas debido a una interacción con el medio. De esta forma los salmones recuerdan dónde nacieron y vuelven allí a desovar.

– Aprendizaje latente: el individuo adquiere una experiencia que puede facilitar un aprendizaje posterior. Como puede ser el caso de los “perros de rescate”, antes de aprender a encontrar heridos se les enseña a encontrar objetos recompensa.

– Aprendizaje vicariante: capacidad para cambiar dos o más experiencias, que en principio no tienen nada que ver entre sí, para formar una nueva de forma repentina.

Aprendizaje y memoria son dos procesos psicológicos íntimamente relacionados y puede decirse que constituyen dos momentos en la serie de procesos a través de los cuales los organismos manejan y elaboran la información proporcionada por los sentidos.

Susana Montejo para MascotaFoto

Tags:

No comments yet.

Deja un comentario