Mascotas: Demasiado «abrigados» para el verano

Categoría perrosEl verano llega para dar paso a las esperadas vacaciones, y con ello arriba también el calor y las altas temperaturas. No sólo las personas padecen con las olas de calor, también las mascotas se ven afectadas por el alza en los termómetros.

Lamentablemente, muchos perros y gatos sufren golpes de calor que, de no ser atendidos a tiempo, pueden llegar a provocar deshidratación, insolación y hasta la muerte.

Estos animales tienen poca tolerancia al calor y sólo pueden jadear para bajar su temperatura corporal. Perros y gatos poseen pocas glándulas sudoríparas, lo que les impide transpirar por todo el cuerpo, de modo que sólo pueden hacerlo por las almohadillas de las patas, una superficie más bien escasa para eliminar el calor acumulado en todo el organismo. Según el veterinario Álvaro Díaz, hay que evitar dejar a los animales en los coches y llevar agua disponible cuando se viaja con ellos. «Es muy importante no dejarlos encerrados en el coche, porque la concentración de calor es mucho mayor que en el exterior y por eso nuestras mascotas pueden sufrir los estragos de la temperatura de manera más rápida», afirma.

Los animales de pelajes oscuros también están más predispuestos a padecer de golpes de calor, ya que estos colores absorben muy bien los rayos solares, aumentando considerablemente la temperatura corporal de la mascota. Mientras, los animales con pelajes de colores claros suelen reflejar los rayos y asimilar menos el efecto del calor.

Algunas razas de perros son más susceptibles a sufrir deshidratación, como los Shihtzú, Bull Dog, Bóxer y Pequinés, ya que poseen hocicos cortos, lo que les impide ingresar mayor cantidad de aire a su organismo y así jadear para refrescarse. Entre los gatos con estas características se encuentran los Persas.

Las mascotas suelen acumular calor en su cuerpo, por lo que sólo basta una sucesión de días calurosos para que su organismo colapse. Existen varios síntomas que harán ver al dueño que su mascota está acalorada y sofocada por los efectos del calor. Algunas señales a las que hay que prestar atención son la respiración rápida e inconstante, poca salivación, encías azuladas, si se niega a moverse de su sitio y se tambalea al detenerse y presenta vómitos fulminantes. Si alguno de estos síntomas se presenta en nuestra mascota es necesario estar al tanto sobre los pasos a seguir para estabilizarlo. El calor excesivo puede producir la coagulación de la sangre, lo que causaría trombos que deben ser tratados inmediatamente por un especialista. Las mascotas pequeñas y las de más edad son más susceptibles de sufrir por los estragos de las altas temperaturas. «Si padece estos problemas, hay que retirarle inmediatamente de la fuente de calor y acudir a un veterinario que se encargue de su condición», concluye el especialista.

Precauciones

Enfriar el cuerpo del animal es importante para detener el avance del calor, sobre todo en la cabeza y el cuello. También es necesario aplicar hielo en el puente de la nariz, ya que eso enfriará la zona y permitirá que la mascota respire con mayor facilidad. La aplicación de toallas húmedas en todo el cuerpo es buena para disminuir el sofoco y brindar a la mascota una sensación reconfortante que lo calme y le permita respirar con mayor facilidad. No es conveniente mojarle por completo, ya que esto desencadenaría escalofríos y podría colapsarle. Estos golpes de calor pueden evitarse brindando al animal agua fresca en todo momento, al igual que sombra y un lugar con buena ventilación para que el aire se renueve. No se recomienda hacerle caminar por el asfalto, ya que puede provocar graves quemaduras en sus almohadillas.

Fuente: La Razón

3 Responses to “Mascotas: Demasiado «abrigados» para el verano”

  1. mimi 3 septiembre, 2007 at 01:18 #

    muy bien los comentarios hay que tener en cuenta lo del asfalto y tambien que la gente suele labar las veredas con productos y a veces pasamos con nuestros perritos sin notar esto . mimi

  2. paola 8 abril, 2008 at 16:59 #

    yo creo que la gente que maltrata animales o que los compra para maltratarlos es un/una persona imbecil, sin sentimientos y que no estan maduras para cuidar a un simple y pobre animal o como en este caso perros. Porque anda que tirarlos a la basura, eso es de no tener sentimientos ni cabeza…. Asi que ABAJO LOS QUE MALTRATAN Y ARRIBA LAS PERSONAS QUE LOS CUIDAN Y LOS COMPRAN PARA CUIDARLO EN CONDICIONES…
    AAAAH!!! y que si tienen que irse de viaje o algo en vez de abandonarlos que los dejen en las residencias caninas, que para eso estan…

  3. Neus 18 agosto, 2009 at 08:27 #

    Pues ahí os dejo mi última y más penosa experiencia de una mal llamada Residencia Canina…El pasado día 17 de Julio de 2009 llevamos a nuestro perro, de raza boxer, de 9 años de edad recién cumplidos (en Junio) y en perfecto estado de salud, a una RESIDENCIA CANINA teniendo previsto ir a recogerlo el día 30 del mismo mes, ya que esos días estaríamos fuera de la ciudad. El día 22 recibimos una llamada de la Residencia diciendo que el perro se había muerto y que no sabían de qué. Se le practicó la necropsia con el resultado de “MUERTE POR SHOCK HIPERTÉRMICO” es decir, golpe de calor. En esta residencia canina se pagan 20€ diarios y en este precio se incluye comida, residencia, control veterinario, 5/6 salidas diarias de 15/20 minutos cada una de la jaula al patio de recreo donde pueda correr libre. Pues bien, en vista de los resultados, creemos que ni control veterinario, ni salidas a correr, ni agua le pondrían y seguro que ni se lo miraron. El golpe de calor es una de las causas EVITABLES de muerte en los perros, y es el aumento de la temperatura corporal producida por la exposición a altas temperaturas ambientales asociadas a altos niveles de humedad, ventilación insuficiente y se acrecenta si el animal se deshidrata por falta de agua. El primer síntoma es el jadeo continuo e intenso usualmente acompañado de taquicardia y temperatura rectal por encima de los 40ºC. El golpe de calor se puede evitar teniendo al perro con sombra, agua y ventilación suficiente. Por todo lo expuesto, entendemos que el perro estuvo totalmente desatendido durante su estancia en esta residencia y lo queremos dar a conocer para que no le vuelva a suceder a otro perro. Además de todo lo dicho, os tengo que decir que nos llamaron reclamando el pago de la estacia del animal en la residencia y que al ir a hacerlo (una vez hecha la necropsia) pedimos las hojas de reclamación y no nos las dieron, nos dijeron que fuermos al ayuntamiento a denunciarlos si queríamos, nos trataron de peseteros, nos dijeron que la necropsia estaba mal hecha. En fin, podéis imaginar nuestro asombro e indignación por, además de lo sucedido, el trato que nos dispensaron. Sólo les faltó que nos hicieran pedirles perdón por haberles dejado al perro allí.

Deja un comentario