La perrera de Vitoria empieza a cobrar 70 euros a quienes se desprenden de su mascota

Categoría perrosSe acabó el ‘gratis total’ en la perrera de Vitoria. A partir de ahora, las personas que quieran ingresar a una mascota en las instalaciones municipales del centro de protección animal de Armentia tendrán que aflojarse el bolsillo.

El Ayuntamiento acaba de estrenar una tasa que servirá para costear parte del mantenimiento del ejemplar abandonado, una factura que hasta ahora pagaba el Consistorio. En concreto, dejar en una jaula a un perro o un gato adulto -con más de seis meses- supone pagar 70 euros. Si alguien desea deshacerse de una camada, debe abonar 20 euros por cada cachorro. Además de esto, si el animal llega sin microchip, se cobran otros 20 euros, lo que cuesta implantar el dispositivo.

Estas tarifas son oficiales desde el pasado 1 de enero, y desde entonces diez personas han tenido que pagar por dejar en el centro sus perros o gatos. La creación de la tasa responde a una antigua reclamación de los técnicos de la instalación. ‘Esto era un coladero, hacía mucha falta poner un obstáculo a quienes abandonan un animal porque sí’, relata el veterinario Pepe Basterra. El trabajador afirma que ‘últimamente la gente nos dejaba muchos ejemplares, y resulta que nosotros los cuidamos a cargo de unos fondos que aportan todos los ciudadanos. La gente tiene que saber que un perro no es un capricho que hoy cojo y mañana dejo tirado’. De hecho, los empleados de la perrera han tenido que templar los nervios más de una vez al contemplar ciertos testimonios. ‘Nos han llegado a decir que abandonaban al perro sólo porque ladraba, ¿qué se supone que tiene que hacer? ¿hablar?’, añade Basterra con ironía.

El motivo por el que el Ayuntamiento ha puesto en marcha la tasa penalizadora es doble. Por un lado, los técnicos del Departamento de Medio Ambiente querían concienciar a los ciudadanos de que ‘no se puede adoptar o comprar un animal a la ligera’. En segundo lugar, varios informes municipales han encendido la luz de alarma al demostrar que el gasto de la perrera se estaba ‘disparando’ en los últimos años. Por ejemplo, el centro necesitó 219.518 euros en 2005 para atender a 1.737 ejemplares atendidos. Hasta ahora, el Ayuntamiento jamás recuperaba nada del desembolso realizado.

La perrera cuenta con la colaboración desinteresada de la asociación protectora SOS Vitoria para buscar dueño a los animales abandonados. Desde hace dos años, este trabajo ha impedido que se sacrifique a ningún can salvo en casos excepcionales, como enfermedades terminales o atropellos. Adoptar uno de estos ejemplares es gratuito.

Fuente: Terra Actualidad

No comments yet.

Deja una respuesta