La equinoterapia ayuda a integrar a los discapacitados

Valencia

La consellera de Bienestar Social, Alicia de Miguel, aseguró este sábado que “una sesión de equinoterapia rompe el aislamiento de la persona con discapacidad y mejora su nivel de integración”, al tiempo que destacó la importancia de impulsar, una terapia “alternativa y de ocio de calidad”, ya que “son personas capaces a las que debemos apoyar para que desarrollen al máximo su potencial”, según informaron fuentes de la Generalitat.

De Miguel, que realizó estas declaraciones durante la inauguración del I Foro Europeo de Terapias Ecuestres, señaló que la terapia con caballos “está considerada como un tratamiento alternativo, pero también complementario, a los que se utilizan habitualmente”.

En la Comunidad Valenciana un total de 1.223 personas, 78 de ellas en silla de ruedas y con edades comprendidas entre los 7 y los 85 años, se beneficiaron el año pasado del Programa de Ocio Ecuestre, que se desarrolla en 60 centros del territorio valenciano, y cuyo presupuesto es superior a los 22.500 euros, explicaron.

Asimismo, señalaron que durante el pasado ejercicio, se ofreció terapia a otras 32 personas con discapacidad psíquica y trastornos físicos, pertenecientes a diferentes centros dependientes de la Conselleria, a través del Ivadis, y en colaboración con la Fundación para el Desarrollo y la Cultura Ecuestre (Fundece) y de la Asociación Valenciana de Terapias Ecuestres (AVTE), organizadora del Foro, explicaron.

Esta iniciativa consta de cuatro líneas de actuación, la primera de las cuales se centra el conocimiento de las instalaciones y el cuidado de los caballos “para que los jóvenes tomen un primer contacto con los animales”. Así, les dan de comer, les acarician o les peinan con el fin de que los participantes “tengan más seguridad y crean un primer vínculo con el caballo”, indicaron.

Después, se realiza una vuelta en un carro tirado por caballos “para aumentar la confianza, el interés, la integración y la socialización de los jóvenes”. Una vez acabados estos preparativos, el monitor entrega el animal a cada uno de los jinetes para que lo cojan por las riendas y caminen junto a él, le lleven a beber agua y lo paseen dando vueltas en círculo, apuntaron.

La última actividad, que es la que “más expectativas genera”, es la monta a caballo. “De una experiencia como ésta, los participantes salen reforzados en su autoestima y motivados para poner aprueba la propia percepción y relatividad de sus limitaciones”, señalaron.

Por otro lado, explicaron que para “valorar y mejorar” el programa de terapia ecuestre, los usuarios rellenaron una encuesta después de cada estancia. Así, las tareas realizadas fueron “muy bien valoradas” por la mayoría de participantes, y la monta es la que más les gustaba, aunque el mantenimiento también resultaba “ser una actividad muy interesante”.

Además, resaltaron que el 75 por ciento de los usuarios está “muy satisfecho” con las instalaciones, ya que son “accesibles y adecuadas”, sobre todo, al ubicarse en bosques, en lo alto de la montaña o con vistas al mar. Los monitores también han recibido una calificación “muy buena” por el 75 por ciento de las personas que se beneficiaron de las terapias ecuestres de la Conselleria de Bienestar Social.

Fuente: Panorama Actual

No comments yet.

Deja un comentario