Factores importantes que influyen en el aprendizaje o adiestramiento

Categoría perrosCuando nos disponemos a adiestrar a un animal tenemos que tener en cuenta dos hechos muy importantes, cómo se produce el aprendizaje y qué influye en dicho proceso. El conocimiento de estos factores nos facilitará el trabajo, convirtiéndolo en una tarea más rápida y eficaz.

El aprendizaje tiene las siguientes fases esenciales:

Adquisición: el animal aprende a asociar la orden con el acto.

Extinción: La fuerza de la respuesta a la orden disminuye con los sucesivos ensayos de extinción. A pesar de que la respuesta a la orden disminuye durante esta fase, la asociación estímulo condicionado – estímulo incondicionado subyacente permanece relativamente intacta.  No se elimina, sólo resulta suprimida o inhibida.

Desinhibición: se produce cuando un nuevo estímulo, presentado durante la fase de extinción, provoca que el animal ejecute la orden inmediatamente.

Recuperación Espontánea: la fuerza de la orden se recobra espontáneamente, sin un entrenamiento adicional, si el período de extinción va seguido de un intervalo de descanso.

Retención: el animal ha aprendido y perfeccionado su técnica.

Olvido: tras una situación traumática el animal no recuerda la asociación y tiene que volver a la fase de adquisición.

El adiestramiento se ve influenciado por los siguientes factores del aprendizaje:

Memoria, Motivación, Interés, Atención, Percepción, Comprensión, Retención, Experimentación, Repetición, Retroalimentación y refuerzo.

El refuerzo es el acto de acentuar una conducta incrementando la probabilidad de que se repita. Se define tan solo para el efecto de incremento o mantenimiento sobre la conducta, sino se refuerza, la conducta disminuye o desaparece. Puede ser:

Refuerzo positivo: Seguir una respuesta con algo agradable, como puede ser premiar a un perro con una golosina tras realizar una orden.

Refuerzo negativo: Seguir una respuesta con la terminación o el retiro de algo desagradable, como sería el caso de una reprimenda ante una actitud no deseada en una mascota.

Refuerzo Continuo: Se afirma la conducta deseada cada vez que se presenta, se consigue premiando siempre que se lleva a cabo la orden del adiestrador.

Refuerzo Intermitente: se refuerza al individuo después de que muestre tantas veces cierta conducta, lo que sería aguardar a la realización de una serie de repeticiones de la acción deseada realizada por parte del animal.

Refuerzo Interválico: se refuerza al individuo para la primera muestra de la conducta apropiada, luego de que ha pasado determinado lapso.  Puede ser fijo o variable.

Susana Montejo para  MascotaFoto.

Tags: ,

No comments yet.

Deja un comentario